sábado, 30 de mayo de 2009

paz



unas pinceladas por la paz. Vendrá una marcha mundial por la paz, sería hermoso que todos pongamos un granito de arena y logremos que paren las armas, las bombas, los cañones y toda falta de paz al mundo y al ser humano.



Hace tiempo hice una serie de afiche para CARE sobre los derechos. El diseño lo hizo mi gran amiga Julia Carillo. Es uno de los trabajos que más me ha enorgullecido. Espero les guste.

domingo, 24 de mayo de 2009

trazos




No deja de sorprenderme la simetría de los trazos de Clarita, los detalles y el expresionismo...la belleza que puede caber en su cabecita!

domingo, 17 de mayo de 2009

pureza



Con profunda emoción recibí hoy este tesoro, el autoretrato de mi hija Clarita. La contemplé de lejos, tomar el marcador violeta. Fue trazando su pelito, después colocando sus ojos, su boca, le puso exactamente en el centro su nariz y después vino el trazo de su cuerpito y sus manos. Falta un mes para que Claraluz cumpla tres años, yo con más de tres décadas de vida, jamás podría conseguir semejante pureza.


La flor, que había trabajado con tanta precisión, dijo bostezando:
—¡Ah, perdóname... apenas acabo de despertarme... estoy toda despeinada...!
El Principito no pudo contener su admiración:
—¡Qué hermosa eres!
—¿Verdad? —respondió dulcemente la flor—. He nacido al mismo tiempo que el sol. El Principito adivinó exactamente que ella no era muy modesta ciertamente, pero ¡era tan conmovedora!
—Me parece que ya es hora de desayunar — añadió la flor —; si tuvieras la bondad de pensar un poco en mí...
Y el Principito, muy confuso, habiendo ido a buscar una regadera la roció abundantemente con agua fresca.
Y así, ella lo había atormentado con su vanidad un poco sombría. Un día, por ejemplo, hablando de sus cuatro espinas, dijo al Principito:
—¡Ya pueden venir los tigres, con sus garras!
—No hay tigres en mi planeta —observó el Principito— y, además, los tigres no comen hierba.
—Yo nos soy una hierba —respondió dulcemente la flor.
—Perdóname...
—No temo a los tigres, pero tengo miedo a las corrientes de aire. ¿No tendrás un biombo?
"Miedo a las corrientes de aire no es una suerte para una planta —pensó el Principito—. Esta flor es demasiado complicada...

El segundo planeta estaba habitado por un vanidoso:
—¡Ah! ¡Ah! ¡Un admirador viene a visitarme! —Gritó el vanidoso al divisar a lo lejos al Principito.
Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.
—¡Buenos días! —dijo el Principito—. ¡Qué sombrero tan raro tiene!
—Es para saludar a los que me aclaman —respondió el vanidoso. Desgraciadamente nunca pasa nadie por aquí.
—¿Ah, sí? —preguntó sin comprender el Principito.
—Golpea tus manos una contra otra —le aconsejó el vanidoso.
El Principito aplaudió y el vanidoso le saludó modestamente levantando el sombrero.
"Esto parece más divertido que la visita al rey", se dijo para sí el Principito, que continuó aplaudiendo mientras el vanidoso volvía a saludarle quitándose el sombrero.
A los cinco minutos el Principito se cansó con la monotonía de aquel juego.
—¿Qué hay que hacer para que el sombrero se caiga? —preguntó el Principito.
Pero el vanidoso no le oyó. Los vanidosos sólo oyen las alabanzas.
—¿Tú me admiras mucho, verdad? —preguntó el vanidoso al Principito.
—¿Qué significa admirar?
—Admirar significa reconocer que yo soy el hombre más bello, el mejor vestido, el más rico y el más inteligente del planeta.
—¡Si tú estás solo en tu planeta!
—¡Hazme ese favor, admírame de todas maneras!
—¡Bueno! Te admiro —dijo el Principito encogiéndose de hombros—, pero ¿para qué te sirve?
Y el Principito se marchó.
"Decididamente, las personas mayores son muy extrañas", se decía para sí el Principito durante su viaje.

sábado, 16 de mayo de 2009

El Principito



El Tucán editores ha publicado esta maravillosa obra de Antoine de Saint Exupéry, y yo he cumplido con mi sueño de acariciar sus palabras.
Les comparto algunas de las ilustraciones que he realizado para este entrañable libro. El Principito es y será por la eternidad mi cuento favorito. Siempre en el capítulo del zorro, se me escapan unas lagrimitas.
http://www.eltucaneditores.com/



El zorro se calló y miró un buen rato al Principito:
—Por favor... domestícame —le dijo.
—Bien quisiera —le respondió el Principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
—Sólo se conocen bien las cosas que se domestican —dijo el zorro—. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
—¿Qué debo hacer? —preguntó el Principito.
—Debes tener mucha paciencia —respondió el zorro—. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...
El Principito volvió al día siguiente.
—Hubiera sido mejor —dijo el zorro— que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
—¿Qué es un rito? —inquirió el Principito.
—Es también algo demasiado olvidado —dijo el zorro—. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.
De esta manera el Principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando el día de la partida:
—¡Ah! —dijo el zorro—, lloraré.
—Tuya es la culpa —le dijo el Principito—, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique...

Espera



Esta ilustración la hice para la exposición de la cuarta maratón del cuento en mi país. Hoy fui a la exposición, la puerta de entrada para la salita donde están expuestas las ilustraciones es un libro, y hay que pasar entre las hojas de tela, llenas de letras, para pasar a contemplar las obras de los ilustradores de Girándula, Asociación ecuatoriana de escritores e ilustradores.
Y aunque la exposición se termina mañana, no puedo dejar de sentirme orgullosa del nivel de la ilustración en mi país, ojalá haya un espacio permanente donde siempre poder beber del arte que ofrece la ilustración.

Esta ilustración se llama "espera", y qué podría ser la espera sin una ilusión que la anteceda, esperamos siempre lo mejor para el mundo, para los seres que amamos, esperamos cumplir sueños, la espera es maravillosa cuando nos lleva a actuar y a no quedarnos paralizados con los brazos cruzados, esperar es buscar siempre dentro y seguir fluyendo.

jueves, 14 de mayo de 2009

IVAN VALLEJO Y SU SUEÑO REALIZADO



Un día, mi querido amigo ecuatoriano,Iván Vallejo, tuvo el sueño en su niñez de ser montañista. Ahora es el séptimo hombre en el mundo entero en haber logrado la conquista de la cumbre de las 14 montañas más altas del mundo, sin la ayuda de oxígeno artificial, como él las llama "sus 14 ochomiles" pues son montañas que sobrepasan los 8000 metros de altitud.

Este es un sencillo homenaje a Iván, mi inmensa alegría por su sueño realizado, y sobre todo el gran orgullo de ser su amiga y de aprender siempre de sus lecciones de vida. Con cada montaña que él conquista nos enseña a ser mejores seres humanos. Felicidades Iván!!!