jueves, 25 de febrero de 2010

giro

La vida,
el alma,
lo que vibra dentro.
Las fibras más profundas,
los más sentidos momentos
la vida,
un giro,
un sueño.

lalico®


Un día de estos en los que se siente el peso de estar solita frente al mundo, con el corazón preocupado por deudas por pagar, obligaciones que cumplir, en fin, entré en una tienda para comprarle a mi hijita sus zapatos de uniforme para su guardería. Salimos con esos pequeños zapatitos guardados en fundas con olor a nuevo y pues ahí se lucían unos juegos hermosos y Clarita se hizo amiga de una niñita que andaba por ahí correteando, a los niños les basta mirarse para ya ser amigos.

Y pues adjunto a los juegos había un snoopy y un pato donald que al poner una moneda de 10 centavos brincan y sacuden un poco al niño que los monta. Clarita se subió al snoopy y la niñita al pato donald y pues colocada la moneda Clarita temblando de miedo y risa nerviosa empezó su aventura y en medio de eso ambas miramos a la niñita con su pato inmóvil y mi hija me dijo: mami ponle a mi amiga también la monedita.

Ahí pues el pato y el snoopy les dieron unos instantes de risas mágicas, inolvidables. Y pues ahora con lágrimas que me brotan sin poder detenerlas escucho esas risas y miro sin mirar a aquella niña que jamás olvidaré y a mi Clarita y su hermoso corazón.

Cuando aterricé en la realidad, me dí cuenta que jamás pedí permiso a la madre de la niña para hacer lo que hice y cuando me acerqué para pedir disculpas, en un rincón ví que ella también lloraba.... Dios bendiga a cada madre que habita la tierra. Dios bendiga a cada niño y niña que hacen de este mundo un lugar más bueno.

lunes, 15 de febrero de 2010

susto


me da susto muchas cosas
crecer, que mi hija crezca,
susto del peligro,
de lo que podría ser
de lo que no será nunca.
Le invitaré al susto a no asustarme,
a ver como caminamos juntos
este camino.
lalico®

martes, 9 de febrero de 2010

El titiritero de Banfield


Ayer mi Clarita encontró en medio de mi desorden una pequeña foto de Segio Mercurio, El titiritero de Banfield, era un pedacito de foto que quedó de una entrada o boleto para ver uno de sus espectáculos. Se parece a esta foto que encontré en la página web de Sergio: http://www.eltitiritero.com.ar/ . Me cautivó como Clarita se enamoró de Boby, el títere que miran en la foto, Boby es entrañablemente bello, yo lo he visto miles de veces en sus presentaciones aquí en Quito, creo que no me he perdido ninguna, y he reído con él y llorado con él y con todos sus títeres amigos. Lo extraño y lindo ha sido que Clarita se cautivó mirándolo y secuestró la foto y la tiene junto a su almohada para dormir, dándole un besito en la noche. Cuando tengamos la suerte de ver a Sergio Mercurio otra vez por Quito, iremos con Clarita y ojalá podamos abrazar en vivo a Boby.

Son títeres para adultos, con un fondo increíble de poesía, de vida, de reflexión, es el mejor titiritero que he visto en mi vida. Le hago un sencillo homenaje en mi blog, les dejo su blog también por si lo quieren visitar y ojalá tengan la suerte de que vaya por sus cuidades y países este mago de la vida y del camino. http://eltitiritero.blogspot.com/ Un trocito de la presentación de su obra:

SERGIO — Cuando yo era un pibe
vivía en un barrio
que sobrevivía a la inminencia
del asfalto.
Por la lluvia
en el patio de mi casa
solía congregarse una generación de sapos
que yo había bautizado
con diferentes nombres
junto a mi abuela.
Ese Banfield de barro y zanja
era un barrio de pibes
que robaban fruta
escapando de la brutalidad
de un tano.
Era un barrio de mocosos sucios que trepaban
al camión del sifonero
y viajaban gratis casi dos cuadras.
Yo miraba esto con ojos absortos
quizás porque mis padres
que soñaban otra infancia
para ese pibe que tenían
no dejaron que forme parte de esa imaginería
y fui
demasiado adulto para la fantasía.
Crecí en aquellos años
en que en mi país la prohibición
potenció el deseo
y como todos
fui acumulando un montón de sueños
y de heridas.
Pero un día no muy lejano descubrí
que esos sueños
podían curármelas.
Fue así que empecé
mi camino.
Y hoy mientras tanto
creo más que nunca
que los títeres
tienen vida
Sergio Mercurio®

jueves, 4 de febrero de 2010

hermosa poesía



Ataremos bandadas de gorriones a nuestras muñecas,
huiremos lejos de aquí, a otro planeta.
Llévame donde no estés..

Ismael Serrano

lunes, 1 de febrero de 2010

El principito y su flor



—Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que las mire para ser dichoso. Puede decir satisfecho: "Mi flor está allí, en alguna parte…"

Fragmento de El Principito ANTOINE DE SAINT - EXUPÉRY